12 dic. 2008

Soy un Cuelgue (autocrítica)

Hay días en que uno para la moto y piensa "oh dios mío, no puedo estar tan quemada"

Cada vez que tengo que salir de casa, voy unas 5 veces hasta la puerta antes de irme definitivamente, porque siempre me olvido algo (casi siempre las llaves) e incluso a veces salgo, camino un poco, y me acuerdo que me olvidé algo muy muy importante, que seguro que me venía repitiendo desde antes "no te vayas a olvidar de..." y sí... me lo olvido.
El teléfonito es algo que siempre me ando olvidando, antes directamente quedaba en la mesita de luz cuando salía... ahora mejoré un poquito, lo pierdo adentro de mi casa. La otra vez lo buscaba desesperadamente porque me tenían que mandar un mensaje y me la pasé media hora revolviendo todo y el muy puto no aparecía por ningún lado. Me senté en la mesa y digo "no puede ser que sea tan rata de llamarme a mí misma con otro teléfono para encontrarlo" pero al final era lo más rápido, porque no me acordaba dónde mierda lo había metido. Y ahí estaba... adentro de la cama. REPITO: adentro de la cama, abajo de las sábanas, o sea que la había hecho con el teléfono adentro.
Peor un día que tenía que viajar a Necochea, estaba por irme a la terminal... ¿tengo todo? sí... pasaje sí, bolso, abrigo.... ¿y el teléfono? Pero la puta madre, donde está el teléfono... desarmé la mochila, levanté las sábanas de la cama (por las dudas de haber hecho dos veces la misma idiotez) y no aparecía otra vez... me desmoralicé, pensando que no puedo estar tan tan quemada... voy a tomar algo... abro la heladera Y AHÍ ESTABA EL DESGRACIADO muy pancho al lado de la manteca.
El martes le mando un mensaje a un compañero con el cual estaba estudiando Teorías, a los dos minutos recibo un mensaje de un número desconocido a ver si nos juntábamos a estudiar porque estaba al horno… le respondo que no sabía si llegaba, me responde que dale, que juntémonos, y yo que no sé… y me manda un mensaje “venite mi dire es tata ta ta…”
¡Momento! ¿¿Con quién estoy hablando?? ¿Seba?
No no, Melisa de Historia…
Lo peor es que yo en algún momento le mandé mensaje... pero nunca guardé su teléfono

¿Tan paloma puedo ser? Sí, sí puedo...






Y debería contar más cosas... pero prefiero ir de a poquito...



Mica

No hay comentarios: